Mi cuenta

Una pasión en París (Capítulo IX)

           

Una pasión en París (Capítulo IX)

Entre cada beso Alejo suelta un botón, así lo va haciendo hasta soltarlos todos. Se detiene un momento a contemplar tan hermoso cuerpo, este se encontraba ajustado con una lencería la cual coloca sus senos en una posición perfecta para besar…

Diana, enloquecida por el momento, solo puede permitir todo lo que este hombre hace. Aunque pasado un tiempo y ya bien calientes, él busca manera de avanzar en su misión deslizando poco a poco sus dedos por su abdomen bajo, esto con la intención de llegar a su intimidad, no cruzan palabras y dejan que sus cuerpos hablen. Se miran fijamente a los ojos y ambos sienten esa conexión tan grande, la misma que tuvieron en aquella plaza Los Trocaderos cuando se vieron por primera vez, ante tal momento, Diana toma cordura y pregunta.

-¿Crees en el amor a primera vista?

En frente de tal pregunta, Alejo solo se detiene por unos segundos mientras la sigue viendo a los ojos y responde con un toque de sarcasmo -¿cuál amor Diana?, aquí solo hay deseo y placer.

Diana, ya desanimada ante la respuesta baja la mira, aunque su cuerpo no reacciona y continúa respondiendo a los besos y caricias de este hombre. Por su mente pasaban dos cosas, la primera era la conexión que tuvieron en la plaza -¿qué fue eso? –se preguntaba. La segunda estaba relacionada con la respuesta de Alejo, sentía que había algo más, por muy decepcionada que estaba en ese momento aun quería creer en que este hombre sintiera algo más.

Por otro lado, dentro de la mente de Alejo otros pensares se cruzaban, él aun no entendía por qué respondió de esa forma, pero muy en el fondo podía suponer de dónde venía su respuesta. Para Alejo las relaciones amorosas no se le daban y desde su última decepción se había dispuesto a no creer o aceptar el amor. En su vida solo existía el placer del sexo y la atracción corporal, aunque con Diana esto no era así y él lo sabía.

De pronto, llaman a la oficina de Alejo, era la secretaria informándole sobre algo que había ocurrido en su empresa por lo que necesitaba de su presencia de inmediato. Esto fue un alivio para Diana puesto que, aunque en su mente ella quería parar, su cuerpo no se lo permitía, así él se detuvo y dijo a Diana:

-Oye vuelvo en un momento, resuelvo el percance y de inmediato estoy aquí, ¿vale?

Diana asiente con la cabeza en señal de aprobación.

Mientras Alejo se dirige a resolver sus problemas ella se empieza a arreglar, todo ese tiempo lo utiliza para pensar en lo que estaba pasando y en la respuesta que él le había dado a su pregunta. Esos pensamientos le mantienen invadida su mente, los cuales, van provocando en ella que pierda su calentura y apagando el momento. Ella sigue esperándolo aunque ya un poco incómoda y molesta por la situación, por otro lado, Alejo se encontraba resolviendo sus cosas muy rápido para ir donde ella, él se encontraba ansioso de volver para continuar con la desatada pasión de su encuentro.

 

Publicado el 10/1/2019

           

RSS 2.0 (Blog de relatos eróticos / Parisina Intima)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

Productos

Últimas entradas

Archivo

Pagos

Pago seguro