Mi cuenta

Una pasión en París (Capítulo V)

           

Una pasión en París (Capítulo V)

Un susurro detrás de la nuca, el humor que emana le produce unos cosquilleos que no sabe cómo controlar. Cambia de postura, se gira y allí está el, tumbado frente a ella con esa carita de niño bueno que no ha roto un plato en su vida. Los ojos cerrados y la tez descansada, con calma ella se inclina hacia sus labios entreabiertos y empieza a besarlo sigilosamente, tratando de que no se despierte, un escalofrío cruza su espalda y se posa entre sus piernas. Menuda sensación... piensa ella mientras deja de besarlo y vuelve a mirarlo... en ese instante las miradas se cruzan, es esa química la que lo desorienta y en ese momento toma el control. No puede evitarlo, es más fuerte que su voluntad. Una mano se posa directamente en su espalda, en ese momento sus dedos se detienen en la parte central, nota como el encaje hace su función perfectamente, es suave, terso y deja todo su cuerpo bien definido, justo en su sitio.

En ese instante piensa en lo acertado que estuvo al comprárselo en esa tienda online, Parisina Intima - Hacerlo fue un acierto, que bien le queda - piensa mientras la coje con más fuerza todavía. Dos dedos caminan sigilosamente y cruzan la goma elástica de su sostén rumbo hacia el sur, están decididos a explorar lo inexplorado, en esa travesía, de repente topan con un culotte brasileño estampado con unos ribetes de flores en los bordes. El algodón reconforta a los dos intrépidos dedos que se han aventurado y embriagados por la suavidad del tejido deciden seguir recorriéndolo hasta llegar a lo más profundo, allí donde nunca se ve la luz y no hay retorno posible. Tres compañeros acuden al rescate de los dos intrépidos formando una mano que recoge suculosamente el lateral derecho. - Qué culo! - piensa mientras lo toma suavemente con toda la palma y se regodea en esa piel tan tersa y joven.  

Los estímulos que le llegan aceleran cada vez más su corazón, su respiración tiene que acompañarlo y todo su cuerpo empieza a excitarse ante tal monumento. - Si te hubiera conocido antes... - piensa para sus adentros. Ella se ha dejado llevar por la impetuosidad y maestría de los movimientos que le estaba ofreciendo, con cada paso que daba, se dejaba llevar cada vez más y más haciendo que las sensaciones multiplicaran el apartado sensitivo. Esa combinación de suavidad e ímpetu en sus movimientos acompasados la descontrolaba, pues no sabía en qué momento iba a poder predecir el siguiente paso, y es que… ¿quién puede resistirse a algo así?

De repente, ella, decidida y caliente toma el control, se levanta y se va inclinando levemente hacia él, busca sus manos uniéndolas a las suyas, cruzando los dedos y tocando las palmas de las manos. Su pelo, en caída hacia su cara busca su cuello, juega con producir un cosquilleo controlado pero a la vez sin opción a negarse. Empieza a subirse a él, una pierna cruza al lado contrario, la otra se acomoda. Para su sorpresa él está complacido ante la iniciativa que toma ella y se deja controlar, quiere ver por dónde va y qué intenciones tiene en su plan maestro…

Una lengua se desliza suavemente sobre su cara y empieza a lamerla, está caliente y se estremece entre las sábanas, pero… un momento… esta lengua no es un poco… áspera?!?

 

 

La aventura Parisina empieza a subir la temperatura a cada paso y nuestros protagonistas quieren más y más... pero que pasará en el siguiente capítulo... por que esa lengua tan aspera? por que tan de golpe y sin avisar ya desataron la pasión entre ambos? Que esconde este este capítulo? En unos días resolvemos el misterio.... ;) 

Feliz y lluviosa semana desde el norte de España Parisin@s!

 

Publicado el 3/12/2018

           

RSS 2.0 (Blog de relatos eróticos / Parisina Intima)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

Productos

Últimas entradas

Archivo

Pagos

Pago seguro