Mi cuenta

Una pasión en París (Capítulo VII)

           

Una pasión en París (Capítulo VII)

Pasan los días y llega el momento del evento en la empresa de Alejo, Diana comienza a prepararse para asistir un poco desanimada, revisa su cámara y alista su bolso, habían quedado en que un coche pasaría recogiéndola a mediodía… Llega a la recepción de la empresa y se encuentra con que aún no hay algo preparado para algún evento así que le pregunta a una secretaria que se encuentra en un escritorio cercano a ella.

-Hola, de casualidad el evento que se realizaría hoy no ha empezado.

A lo que la señorita responde –debes ser la señorita Diana Márquez, el Sr. Bertrand espera por usted en su oficina, ¡pase adelante! Le avisaré que llegó.

De inmediato la secretaria se dirigió a avisarle a Alejo de la llegada de Diana, por lo que él sale a recibirla de una forma muy acogedora -Bienvenida Diana, y disculpa por hacerte llegar, pero el evento fue suspendido por un problema con la organización, ya me he hecho cargo de eso.

-Hola Sr. Bertrand, si se ha suspendido entonces por qué me has traído hasta aquí, ¿eh? –Diana un poco molesta por la cancelación del evento, le pregunta a Alejo para qué la ha llevado hasta allá, aunque por su mente pasaban muchas cosas y no únicamente fotografías, ella se sentía intimidada y un poco deseosa, esto producto del sueño que tuvo hace unos días.

-Tranquila que si te he traído fue para no dejarte vestida en tu casa, vamos siéntate un momento y conversemos un poco, seguro así se te pasa el mal rato –como dueño de la empresa Alejo tenía una oficina bastante amplia con una pequeña sala, la cual él usaba para recibir amistades y familiares o de vez en cuando a algún ejecutivo de negocios por lo tanto estaba acondicionada para dar muy buena comodidad a los invitados.

-Pero que buena oficina te gastas, apuesto que debes pasar aquí la mayor parte del día.

-Eso es correcto señorita Diana es por ese motivo que me encontraron el otro día en la plaza, ya estaba agotado de pasar tanto tiempo encerrado y decidí salir a despejar mi mente, ¿te gustaría tomar algo?

Tras esa pregunta Diana perdió el pensamiento, se erizo completamente y sintió un cosquilleo entre sus piernas que la hizo estremecer, solo por pensar que lo que había soñado se hiciera realidad. Buscó la manera de controlarse para responder de manera sutil.

-Sí, con gusto te aceptaría una copa de vino tinto.

-¿No es muy temprano para tomar vino? –Preguntó Alejo en tono de broma –¡ya te la sirvo!

Diana sonrió de una forma picara y Alejo ya había notado que el ambiente estaba cambiando de tono. Por la mente de ella solo pasaba: -¿Por qué no me puse hoy aquel body que compre en Parisina Intima?, creo que me hará falta hoy –ya esos pensamientos la tenían desencajada y para Alejo no era difícil saber eso, así que aprovechó la ventaja que tenía sobre ella y se sentó a un lado para desatar un poco más su lujuria.

 

Publicado el 18/12/2018

           

RSS 2.0 (Blog de relatos eróticos / Parisina Intima)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

Productos

Últimas entradas

Archivo

Pagos

Pago seguro